Destacados Sociales

Denuncian red de contrabandistas y policías que salpica a altos mandos

 

Uniformados acusan a sus camaradas de conformar grupos irregulares en zonas fronterizas.

Página Siete / La Paz

Una red que involucra a al menos una veintena de policías y grupos de contrabandistas opera desde enero de este año en el departamento de Oruro. Una denuncia de los propios miembros de la institución del orden muestra en detalle los destinos privilegiados de los efectivos y la ganancia de cada uno por el lugar que ocupa y la tarea ilegal que cumple.

El coronel Romel Raña está acusado de ser el líder de esta red. Él fue hasta pocas semanas el comandante departamental de Oruro, pero fue relevado de forma intempestiva.

“Todo tiene un precio. Los policías tienen que pagar por ir a estos lugares fronterizos o cercanos a las trancas de control. Parte del dinero ilegal que reciben deben entregarlo a estos jefes. El comandante general (Faustino Mendoza) conoce todo lo que esta red hace, pero se queda callado. ¿Por qué será?”, dijo uno de los uniformados que está al tanto de esta organización.

La denuncia que llegó a este medio tiene un cuadro del “diagrama de enlaces del contrabando” entre Oruro y La Paz.

El teniente Edwin F. J. C., alias Camilo, está a cargo de contactarse con dos operadores, expolicías: Josué D. R. C, alias Kevin, y Jhenny A. P. A., alias Susana, quienes a su vez mantienen comunicación directa con el teniente  Rodrigo Antonio P. A., apodado Durazno y con el capitán Gonzalo C. V., alias Micky.

El cuadro muestra que Kevin tiene contacto con autoridades aduaneras y militares mediante Roberto F. M. y Uber C., ambos también contrabandistas. Asimismo, Susana se comunica con autoridades policiales mediante el suboficial Dionisio S. G.

“El transporte de la mercadería de contrabando en Oruro se encuentra bajo absoluto control de Kevin, quien se encarga de contactar a los transportistas ilegales, exigirles sumas importantes de dinero y posteriormente corromper autoridades policiales y militares para que faciliten el tránsito de camiones cargados con mercadería de contrabando”, se lee en una parte del documento al que accedió Página Siete.

Asimismo, Susana “Se encarga de contactar a los choferes de los camiones que son empleados para transportar mercadería de contrabando de Chile a Bolivia, particularmente a los que llevan mercadería de contrabando hacia La Paz; les ofrece protección  para que sus cargamentos ingresen al país sin mayores contratiempos”.

No obstante, el grupo “de élite” de la red está a cargo del coronel Raña, según los denunciantes. Él mantiene (o mantenía hasta su relevo) contacto directo con los tenientes Juan P. O. A., Omar F. C. P. y Álvaro H. L. M.

Otros policías  de este grupo “exclusivo” son el coronel Juan Carlos A. A., el teniente coronel Morgan V. T., los mayores Edwin A. G. L. y Omar L. G. S., y los capitanes Ivar C. A., Rolando S. V. y Víctor P. S.

Al margen de estos diagramas, hay jefes policiales que tienen funciones al margen de la ley. Por ejemplo, según la denuncia, al mayor Antonio H. G., una alta autoridad de Oruro, los contrabandistas “le pagan 100 dólares para que ordene que los vehículos policiales los escolten hasta los garajes clandestinos o hasta la tranca de salida hacia La Paz o Cochabamba”.

Los capitanes Ivar F. C. A. y Rolando S. V. están encargados de recaudar dinero en las poblaciones de Huari, Pazña y Poopó, además de Challapata.

Los tres tenientes que son allegados a Raña trabajaban una semana como ayudantes de órdenes y otra semana en la

población de Ancaravi, “con la finalidad de controlar y asegurar la recaudación para el coronel Raña y de que no le engañen el pago por el paso de ningún camión”.

La denuncia que hicieron dos miembros de la institución del orden sobre esta red no llegó todavía a la Fiscalía.

Página Siete llegó hasta Oruro para buscar al coronel Raña, sin embargo, no se lo ubicó ni por llamadas telefónicas. En La Paz, se consultó a la Unidad de Comunicación del Comando General  si el comandante Mendoza podía dar a conocer si información de esta red llegó a su despacho; sin embargo, no hubo respuesta.

Los destinos y los costos para policías

Para ser destinado por tres meses a poblaciones en las que existen trancas por donde transitan camiones cargados con mercadería de contrabando, vehículos indocumentados, precursores, coca prensada, etc. los funcionarios policiales deben pagar por anticipado ciertos montos.

Sólo en siete trancas se genera una recaudación trimestral de 147 mil dólares, según unos cuadros. Suman 94 los efectivos destinados a esos puntos, cada uno paga entre 1.000 y 2.000 dólares por su permanencia en esos puestos.

Asimismo, cada chofer de camión cargado de contrabando debe entregar dinero para pasar las trancas sin control. En 19 puntos específicos, entre ellos Sabaya, Orinoca, Challapata, se recauda en total  15.700 bolivianos cada mes. Ambos montos van a la red de corrupción.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *