Destacados Varias

Oruro tiene su primer cementerio Covid, ahí enterraron a los primeros 30 cadáveres

 

El Hospital Obrero deslinda responsabilidad por el entierro de los cuerpos sin autorización de los familiares.

 

Pamela Pomacahua 

 Oruro cuenta con el primer cementerio Covid-19 que se encuenta colindante al Cementerio Jardin lado noreste. En ese camposanto se enterraron a las primeras 30 personas que se encontraban en la morgue del Hospital Obrero Nro. 4 de la Caja Nacional de Salud (CNS).

«El cementerio Covid-19 ha sido determinado en una zona colindante al cementerio Jardin que es una zona que es propiedad de la Alcaldia y al ser un espacio que colinda con el jardín esto se determinó para evitar la susceptibilidad de otras zonas», informó el secretario general del municipio Marcelo Cortez.

La autoridad local explicó que la Alcaldía concedió el terreno y solo cumple con sus competencias vinculadas con la ley con relación a la disposición final de cadáveres, en el ámbito específico de sus obligaciones. Pero esta acción fue observada por los familiares de los fallecidos.

Mediante las redes sociales denunciaron que los cuerpos que se encontraban en la morgue del hospital Obrero desaparecieron y que esto fue comprobado por funcionarios de una empresa funeraria que dieron aviso a algunos familiares.

«¿Dónde están los cuerpos?» Eran los gritos desesperados de las personas que se dieron cita en la puerta del Hospital Obrero de esa ciudad. Los familiares de los fallecidos contaron que si los cadáveres se encontraban en ese lugar fue porque dieron positivo al coronavirus.

Una mujer dijo que su esposo era funcionario de la Alcaldía y que ayer en la mañana lo iban a crear, pero se levantó con la sorpresa de que los cuerpos ya habían sido enterrados en el cementerio Covid-19. «Él quería que lo enteremos en el jardín de mi casa», señaló.

El jefe médico de la CNS, Gonzalo Arequipa, explicó que los cadáveres estaba varios días en la morgue y por el alto riesgo de contagio se ordenó enterrar los restos en una fosa común.

«La autoridad más superior que la mía ha ordenado que se entierren en una fosa común. Yo me enteré esta mañana (martes) que el administrador había ordenado juntamente con la Alcaldía el entierro porque hasta esa hora no había respuesta de los familiares para que recojan los cuerpos», señaló.

El secretario general del municipio criticó el que la Caja Nacional de Salud pretenda deslidar responsabilidad en un tema donde los familiares anunciaron un proceso. «Al muncipio nos han pedido un sitio y lo hemos concedido»,manifestó.

Un joven indicó que si bien no pudo recoger el cuerpo de su papá es porque no tenían dinero. «El costo del tratamiento en el hospital para mi papá fue muy caro. Mi familia se tuvo que prestar dinero para el sepelio, pero me enteré que ya lo habían enterrado. Fue un balde de agua fría la noticia», contó.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *